Más cerca del "fármaco 10" contra el VIH

El fármaco 'Tivicay', desarrollado por ViiV Healthcare, puede usarse como primera elección en pacientes recién diagnosticados.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha autorizado el uso y la financiación pública de un nuevo tratamiento contra el VIH,

 

el'Tivicay' de ViiV Healthcare, que con una única pastilla diaria ha demostrado una eficacia "significativamente superior" a los otros fármacos que hay actualmente, no genera resistencias ni interacciones con otros tratamientos y la toxicidad es "mínima", "Nos acercamos al fármaco diez", según ha defendido el jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Santiago Moreno, que ha participado en el desarrollo clínico de esta molécula y está convencido de que supondrá "una nueva era" en el tratamiento del VIH.

Su principio activo, el dolutegravir, forma parte de la familia de los inhibidores de la integrasa, que actúan directamente sobre el virus y no sobre ningún receptor humano. Y utilizado en combinación con otra pastilla diaria --los análogos de nucleósidos 'Kivexa', de la misma compañía, o 'Truvada', de Gilead-- permite a los pacientes "llevaruna vida tan normal como la que llevaban antes de ser seropositivos", ha añadido José Ramón Arribasdirector del grupo de investigación de Sida y Enfermedades Infecciosas del Instituto de Investigación de la Paz (Madrid). La farmacéutica, creada en 2009 por GlaxoSmithKline (GSK) y Pfizer, llegó a un acuerdo con el Ministerio para fijar su precio (575 euros al mes) el pasado mes de agosto y se ha comenzado a usar desde este mes de septiembre en pacientes mayores de 12 años. En los ensayos clínicos realizados se probó en más de 3.000 pacientes para comparar su eficacia con otros antirretrovirales y se trata de "la primera vez en la historia" que en pacientes recién diagnosticados un fármaco supera en eficacia al 'Atripla' (Gilead), que según este experto es "de lo mejor que hay hasta ahora en VIH". En concreto, el uso de 'Tivicay' consiguió que, después de un año, en el 88 por ciento de los pacientes el virus se redujera a niveles indetectables (frente al 80% de los tratados con 'Atripla'), una eficacia que se mantenía después de tres años en el 71 por ciento de los pacientes (frente al 63% de los tratados con 'Atripla'), lo que representa una diferencia "significativamente superior".

PARA TODOS LOS PACIENTES, "CON INDEPENDENCIA DE SU CONDICIÓN"

El fármaco se probó también en pacientes que habían sido ya tratados con otros antirretrovirales y en todos los casos la eficacia fue superior en todos los casos, lo que lo convierte en una "alternativa para todos los pacientes con independencia de su condición".  Además, ha añadido Arribas, la toxicidad en el primer año de tratamiento es "mínima", de apenas un 2 por ciento, y se trata también de la primera vez que un antirretroviral que no sea un inhibidor de la proteasa consigue que los pacientes no desarrollen ningún tipo de resistencia que obligue a cambiar de tratamiento. Y a diferencia de esta familia de fármacos (los inhibidores de la proteasa), el 'Tivicay' no presenta ningún tipo de interacción con otros fármacos para cualquier otra dolencia. "Te lo puedes tomar con cualquier medicamento que te mande cualquier médico", ha resaltado Moreno, que resalta esta ventaja ya que son fármacos que deben "usarse de por vida" y los pacientes poco a poco comienzan a presentar otras dolencias. Este aspecto es importante, incide este experto, ya que podrá suponer también un ahorro de tiempo para los médicos y el paciente, y de dinero para el sistema, ya que se podrían realizar menos análisis periódicos al paciente y espaciarse más las consultas.

UN PUNTO DE INFLEXIÓN AL TRATAR EL VIH

Ambos expertos coinciden en que los inhibidores de la integrasa van a suponer un"punto de inflexión" en el tratamiento antirretroviral después de 30 años de epidemia "en los que prácticamente ha habido un fármaco por año", ha apuntado Arribas. Actualmente ya hay en España otro fármaco de la misma familia, el raltegravir, comercializado por MSD como 'Isentress', que se administra en dos comprimidos diarios, y estos expertos creen que el uso de éste fármaco o el 'Tivicay' variará en función de las características de cada paciente. Por ejemplo, ha explicado Moreno, en pacientes con cargas virales más altas el 'Tivicay' ha demostrado ser más eficaz y el hecho de que sea una única pastilla hace que se vaya a recurrir a él "cuando haya dudas sobre si el paciente va tomarse la medicación". Además, su precio es unos 100 euros menor, lo que hace que sea una alternativa "buena, bonita y digamos que barata", ha sentenciado este experto.

   Además, el director médico de ViiV Healthcare, Felipe Rodríguez, ha recordado que la compañía ha combinado este fármaco con los análogos de nucleósidos abacavir y lamivudina en una única pastilla diaria, conocida como 'Triumeq', que ya cuenta con laautorización de la Comisión Europea y llegará a España en los próximos meses, lo que "simplificará aun más" el tratamiento del VIH.